“Del CESIS me encantaron los ponentes, siempre ofreciendo una visión de 360 grados en materia de sostenibilidad”

Meritxell Vilalta. Alumna de la décima edición del Curso de Especialización de la Cátedra Inditex-UDC de Sostenibilidad. Formadora en “Roles de los equipos de diseño y gestión responsable de colecciones de moda” y “Gestión de Calidad en el ámbito textil”.

Meritxell Vilalta, convencida de la necesidad de instaurar la sostenibilidad a lo largo de toda la cadena de valor y de incrementar la información de los productos como garantía de trazabilidad, destaca el trabajo de la Cátedra en la selección de los profesionales que integran el cuadro docente del CESIS “porque logran transmitir su experiencia mucho más allá del mundo académico” a través de “experiencias reales y vivencias profesionales”.

PREGUNTA: ¿Calidad y sostenibilidad van de la mano en el mundo de la moda?

RESPUESTA: La sostenibilidad va de la mano de todos los departamentos, tanto en el mundo de la moda como en cualquier otro sector. Independientemente de mi experiencia en áreas de calidad, en el mundo del diseño de moda la sostenibilidad está presente, o debería de estarlo, desde el inicio del propio diseño, durante el contacto con proveedores y hasta la obtención del feedback por parte del usuario final de la prenda diseñada. No podemos quedarnos solo en la sostenibilidad de las materias primas que utilizamos.

Hay que huir de ese concepto que únicamente relacionaba la sostenibilidad con el medio ambiente…

Exacto. Es fundamental la parte social del quién, el cómo y de qué manera se trabaja; esa sostenibilidad me parece mucho más interesante, e incluso necesaria, que la de las materias primas. Hay que poner el foco en la calidad no solo de las prendas, sino también del proceso completo.

¿Existe realmente esa visión transversal de la sostenibilidad tanto a nivel social, ambiental y económico como en la relación con los grupos de interés?

Creo que aún no podemos presumir de ello, no. En la moda parece que todo es medio ambiente y materias, pero se deja la parte de lo social. Tenemos que darnos cuenta de que el diseño no lo es todo. Y aquí entran las grandes sinergias que existen con la responsabilidad social. Creo que, a nivel general, nos centramos mucho en el ecodiseño, pero falta esa otra parte, la relación con lo social. Muchas veces lo que hacemos es ir parcheando, pero faltan directrices desde la administración, una política gubernamental clara.

De gobernanza se habla en el CESIS

Así es, y en el CESIS me encantaron los ponentes de las diferentes sesiones, siempre ofreciendo una visión de 360 grados en materia de sostenibilidad. En el Curso había ponentes interesantes tanto desde el mundo de la empresa como de las administraciones públicas y del tercer sector. Vimos y escuchamos muchas experiencias y formas de hacer las cosas desde diferentes ámbitos, pero me sigue faltando escuchar cómo se están organizando las administraciones públicas para coordinar estos temas.

¿Unas pautas?

Cuando bajas a producto necesitas estándares, certificaciones… Creo que hay mucha dispersión y es necesario un orden que permita llevar a cabo las evaluaciones pertinentes.

Rendición de cuentas a través de indicadores, otro de los puntos fuertes del Curso.

Eso es. Más de un docente coincidía en la necesidad de crear estándares comunes, de alcanzar metodologías realmente complementarias para desarrollar mediciones efectivamente comparables. De esto se habló mucho en el CESIS y fue una parte que me sorprendió gratamente.

Innovación social, buen gobierno, transparencia y rendición de cuentas, medio ambiente, financiación, I+D+i, evaluación y mejora continua… ¿Cuál de los módulos formativos del CESIS diría que ha aportado más a su carrera profesional?

Yo conocía más la parte social de la sostenibilidad porque en mi trabajo hacía de puente entre el producto y la empresa. Tenía más clara esa necesidad de conocer los contenidos de auditorías y de proyectos y conocía también la pata del medio ambiente porque es algo intrínseco al papel del diseñador: qué se produce, cómo se produce, qué impacto tiene… Lo del buen gobierno era algo más lejano para mí, algo necesario pero que el día a día no te deja tiempo para abordar ni para descubrir. Sin embargo, fue un módulo que me sorprendió muy gratamente, descubrí que es algo mucho más cercano a la etapa de calidad y a esa estandarización que siempre he echado en falta para los reportes. Y me sucedió lo mismo con lo que los ponentes que nos hablaron de reporting trajeron al aula: las diferentes métricas que permiten mejorar el trabajo. Creo que en este sentido la Cátedra hace una muy buena labor en la selección de los profesionales que imparten las sesiones porque logran transmitir su experiencia mucho más allá del mundo académico.

De ahí el carácter eminentemente práctico del CESIS.

Por descontado, y creo que es lo mejor del Curso. Eso y el alumnado, con un background diferente y una mezcla de perfiles y formación dispar muy enriquecedora.

Guías, estándares, indicadores… ¿Y en su sector? ¿Ecodiseño es una palabra de moda (valga la redundancia) o un parámetro de sostenibilidad en el diseño textil?

Una palabra de moda, totalmente. No con mala intención, pero ecodiseño parece greenwashing, aunque sea de forma involuntaria. Al llamado ecodiseño le faltan muchas partes. Es necesaria una guía general, aunque sea a nivel europeo, ya no pido mundial, porque todos vamos haciendo lo que buenamente podemos, cada cual con sus posibilidades y con su propia percepción del ecodiseño. Es cierto que es un primer paso para hacer bien las cosas, pero falta una armonía. Vamos muy lentos y no hay tiempo, tenemos que actuar de modo sostenible ya.

En el CESIS, además de sostenibilidad, se habla, y mucho, de innovación social, de innovación para la sostenibilidad… ¿Empezamos por ahí?

Por ejemplo. El hecho de que los diseñadores deban tener en cuenta todo el proceso que seguirán sus creaciones e incluso orientarse por una serie de buenas prácticas ya sea fruto de la innovación o de la apuesta por la sostenibilidad, es fundamental, y más pensando en la posible segunda vida de las materias empleadas. Es importante saber cuánto ha llegado a tienda de todo lo diseñado, tanto como conocer los tipos de materias empleadas.

Economía circular, al fin y al cabo.

Así es. Sostenibilidad, al fin y al cabo. Esa necesidad de pensar antes de coger el lápiz y el papel pensando en todos los pasos, no solo en la idea inicial y en las primeras muestras. Ahora nuestro trabajo va hasta el usuario final, incluso hasta obtener la opinión del consumidor sobre la prenda que acaba de estrenar.

¿Y eso transmite a sus alumnos como formadora en la Universidade da Coruña?

Yo imparto una asignatura relacionada con tendencias. Trabajamos sobre dónde buscarlas y cómo plasmarlas en una colección para así explicar a los diferentes profesionales qué hacemos y qué necesitamos. Esto lo complemento con la asignatura sobre Gestión de Calidad que imparto en Sabadell, donde he montado una clase sobre aquello que me obsesiona y para lo que encontré algunas respuestas, y coincidencias, en el CESIS.

¿Como cuáles?

Pues en ESDi me monté una clase en la que hablo sobre la importancia de no perder la sostenibilidad desde el punto de vista de cómo lo hacemos, de la calidad de la información que proporcionamos a través de nuestros diseños y de las fichas técnicas de los mismos. Porque, sin información, nuestros diseños no son sostenibles. Hemos de cubrir todas las etapas, desde los proveedores hasta el transporte y la logística; porque el cómo hagamos nuestro trabajo afecta a toda la cadena. Y es por eso que resulta imprescindible conocer todos los pasos, ya trabajes para una gran empresa o seas un diseñador que quiere tener su propio taller.

¿Cómo acaba una diseñadora con conceptos de sostenibilidad aparentemente tan claros realizando el CESIS al otro lado de España?

Pues suena a tópico, pero, en parte, por el coronavirus. El hecho de que las clases que imparto en Barcelona tuviesen que ser online me permitió desplazarme a A Coruña para realizar un curso que parecía responder a mis expectativas y que se impartía de forma presencial, algo que valoro enormemente. Coincidió, además, que estoy trabajando en un proyecto sobre la sostenibilidad en el sector textil y que barajaba la posibilidad de dar clase en el Grado en Gestión Industrial de la Moda de la Universidade da Coruña. Lo vi como una casualidad y lo que realmente me enganchó fue el programa académico y el profesorado, con experiencias reales desde vivencias profesionales. ¿Lo mejor del CESIS? Esa capacidad para ir más allá de la teoría.

¿Qué se lleva?

Un poco más de claridad al ver a tantos ponentes con nuevos conceptos y diferentes visiones de la sostenibilidad o, al menos, desde diferentes ámbitos. Es cierto que me falta que administraciones y gobiernos se mojen y continúen trabajando con las empresas, que son las expertas y han de mostrar cómo se hacen las cosas sumando su experiencia al mundo del conocimiento, en la propia Universidad. Me maravilla que existan distintos tipos de alianzas y creo que estamos avanzando, pero sigo echando en falta un poco más de cohesión que sirva de orientación a los profesionales para avanzar en sostenibilidad.